Pàgines

dijous, 7 de març de 2013

Principios económicos básicos: producción sostenible


Cuando se habla de economía a menudo se hace referencia por error a un sistema económico concreto, al sistema capitalista actual. En este blog he argumentado que el capitalismo ha sido muy útil (como la adolescencia en el cuerpo humano) para el desarrollo económico pero que los sistemas evolucionan y, como todos los sistemas, el capitalismo no durará para siempre y nuestra economía, tarde o temprano, cambiará de forma de organización.

En estos momentos me estoy preguntando si existen unas leyes, unosprincipios, que hayan de cumplirse para disfrutar de una economía sana, con independencia del sistema económico.

Jauja

Debido a la complejidad de las economías actuales partiré de una situación que usaba en mis clases, de una economía simple generada por cuatro personas que, por un accidente aéreo, fuesen a parar a una isla desierta. A esta isla la llamaré JAUJA, no porqué pretenda crear una economía utópica en la que se viva sin trabajar sino porqué me gustaría asociarla a una economía sana que permita a sus miembros alcanzar la felicidad.

En JAUJA las personas tendrán que tomar decisiones económicas. ¿ Qué decisiones harían viable una economía sana a nivel individual y social ?

La primera pregunta que tendrian que plantearse seria: ¿Qué producir ?

Sea cual sea su decisión, habrán de tener en cuenta que su producción se pueda mantener indefinidamente por si acaso han de permanecer durante mucho tiempo en la isla.

Si esta condición no se cumpliese los recursos podrían escasear y su economía enfermaría.

Primer principio

Tenemos, pues, la primera ley que siempre habrá de cumplir cualquier economía sana:

La producción ha de ser sostenible.

Esta ley, deducida en una economía simple, también es aplicable en economías más complejas. La economía de los Mayas, por ejemplo, enfermó por la sequía derivada de la deforestación ocasionada por su producción no sostenible.

Nuestro sistema, por muy globalizado que sea, tampoco puede permitirse el nivel de consumo actual y, si sigue en esta senda, la economía también terminará enfermando y nuestra civilización no podrá subsistir.

En conclusión, para una economía sana a nivel de isla desierta (o a nivel de planeta) el primer principio que se tiene que respetar es que la producción sea sostenible.

En próximas entradas en el blog seguiré deduciendo estos principios económicos básicos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada